¿Sabes qué es la flipped classroom?

¿Sabes qué es la flipped classroom_
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter

La idea sobre qué es la Flipped classroom, también conocido como aula invertida, ha sido una tendencia con poder de permanencia desde incluso antes de la pandemia, debido a cómo esta metodología empieza a dar resultados sobre una mejora en la experiencia del aprendizaje de los estudiantes.  

Y es que esta innovadora metodología activa del aprendizaje tiene la particularidad de estar dirigida por los estudiantes, y busca la colaboración entre pares y la orientación individualizada, lo que permite a los profesores o educadores adaptar cada lección a las necesidades particulares de los estudiantes al tiempo que fomenta la conexión y el pensamiento crítico.  

Para entender qué es la flipped clasroom o aula invertida, es imprescindible romper con el esquema tradicional de enseñanza. Se trata de una metodología del aprendizaje rompedora en este sentido, porque promueve que los alumnos estudien y preparen las lecciones fuera de clase, para que, posteriormente, en el aula, se expongan los deberes de forma activa y participativa, interactuando y analizando las ideas, debates, trabajos en grupo, etc. apoyándose en las nuevas tecnologías y con un profesor cuyo rol pasa a ser más pasivo y actuar como guía y orientador. Por lo tanto, se trata de un aprendizaje semipresencial o mixto: blended learning, haciendo uso de dos estrategias, la presencial y la virtual tomando en cada momento lo mejor de ellas. En definitiva, con la Flipped classroom ya no se aprende memorizando, sino haciendo.  

Ahora veamos exactamente qué es la flipped clasrrom y todos los beneficios de este disruptivo método de aprendizaje.  

Descubre qué es la flipped classroom y cuáles son sus ventajas

Cómo ya hemos mencionado, el modelo pedagógico de las clases al revés conocido como Flipped clasroom, traslada parte del trabajo del aprendizaje fuera del aula para aprovechar el tiempo de clase, guiado por el docente, en facilitar y potenciar otros procesos de adquisición, análisis y práctica de los conocimientos con los que el alumno ya ha tenido un contacto previo.  

Y es que la genialidad de esta metodología del aula invertida es que combina la instrucción directa con métodos constructivistas, aumentando el compromiso e implicación de los estudiantes. Por lo tanto, se trata de un enfoque integral que, aplicado adecuadamente, contribuye a todas las fases de un ciclo de aprendizaje, o como se conoce técnicamente, Taxonomía de Bloom. 

Por lo que las ventajas de las Flipped Clasroom son numerosas. Veamos algunas de ellas:  

1. Los estudiantes tienen más control

Una de las grandes ventajas de la Flipped Clasroom es que los estudiantes tengan más información y control sobre su propio aprendizaje. Al ser un aprendizaje cuyo liderazgo recae sobre los propios estudiantes, estos tienen la libertad de aprender a su propio ritmo. Pueden pausar o rebobinar las clases, escribir las preguntas que puedan tener y discutirlas con sus maestros y compañeros en clase. Como ocurre en nuestros Másteres 100% online, que están enfocados a que cada estudiante pueda formarse a su propio ritmo, y teniendo la posibilidad de interactuar con los profesores y compañeros para resolver dudas o analizar casos específicos.  

Esto también permite que los estudiantes que necesitan más tiempo para comprender ciertos conceptos se tomen su tiempo para revisar el material sin quedarse atrás y recibir asistencia inmediata de profesores y compañeros. Como resultado, esto no solo puede mejorar el rendimiento de los estudiantes, sino que también mejora el comportamiento de los estudiantes en clase. 

2. Promueve el aprendizaje y la participación

Las Flipped clasroom o aulas invertidas permiten que el tiempo de clase se aproveche para dominar habilidades a través de proyectos y debates participativos. Esto anima a los estudiantes a enseñar y aprender conceptos unos de otros con el acompañamiento de los profesores o educadores. Al permitir que los estudiantes participen en su propio aprendizaje, pueden apropiarse de manera más eficaz del conocimiento que obtienen, lo que a su vez genera confianza. Además, los profesores tienen la posibilidad de identificar errores en el pensamiento o la aplicación de conceptos, y están más disponibles para la interacción uno a uno. 

3. Mayor accesibilidad a los contenidos

Al tener todo el contenido sobre las asignaturas disponible en todo momento, los estudiantes que se ven obligados a faltar a clase por cualquier circunstancia pueden ponerse al día rápidamente. Esta misma flexibilidad también aplica a los profesores, ya que cuando ellos mismos se ponen enfermos o no pueden estar disponibles, la tarea de recuperación se reduce exponencialmente.  

4. Transparencia para los padres

A diferencia de los modelos de aula tradicionales, las Flipped Classroom o aulas invertidas brindan a los padres acceso las 24 horas del día, los 7 días de la semana a las videoconferencias de sus hijos. Esto permite que los padres estén mejor preparados y actualizados cuando intentan ayudar a sus hijos con alguna tarea, y además les permite tener una implicación directa sobre la formación que reciben sus hijos y la calidad de la misma.  

5. Más eficiente

Mientras con la educación tradicional, el alumno pasa una cantidad de horas semanales a realizar tareas o deberes fuera del aula, con la flipped clasroom esto no ocurre. Y es que bajo el esquema convencional, el trabajo es doble tanto para alumnos como para profesores, que pasan gran tiempo realizando correcciones de dichas tareas y destinando un tiempo que podría ser muy valioso empleado en otras actividades.  

Sin embargo, las flipped clasroom o aulas invertidas limitan la carga de trabajo externa a ver una conferencia online que generalmente dura menos de 10 minutos, por lo que el tiempo destinado tanto en la modalidad semipresencial como presencial es mejor aprovechado y por lo tanto el aprendizaje mucho más eficiente, permitiendo a los estudiantes y profesores más tiempo fuera de clase para enfocarse en otros intereses. 

6. Exige Profesionales de la educación cualificados

Este modelo invertido, sin embargo, requiere que los profesionales de la educación supervisen constantemente a los alumnos para identificar quién necesita ayuda con qué y por qué. Para ello, deben ser receptivos y flexibles, y deben comprender que este estilo de enseñanza altamente activo requiere una gran habilidad pedagógica. A pesar de ser menos visibles, los educadores deben estar en la cima de su juego para nutrir a los estudiantes en un aula invertida. 

Es por eso que la formación de los profesionales de la educación es clave, por ello, en UCO, conscientes de esta nueva realidad, hemos creado programas 100% adaptados al escenario actual del sector educativo como nuestro Máster en Tecnología Educativa que tienen como objetivo formar en habilidades y conocimiento a los profesionales de la educación con metodologías innovadoras y activas del aprendizaje.  

7. Permite a los estudiantes aprender a su propio ritmo

En el modelo de educación tradicional, los profesores adaptan su plan de estudios, no solo al tiempo de clase asignado, sino también a la velocidad a la que el estudiante «promedio» puede absorber el material. Los estudiantes escuchan y toman apuntes, de manera generalmente pasiva. Si un estudiante tiene problemas con un concepto, debe interrumpir y hacer una pregunta, o hacer todo lo posible para mantenerse al día y solicitar una explicación fuera del horario de clase. 

Por el contrario, bajo la metodología de flipped classroom los estudiantes pueden revisar cualquier parte del material grabado y tomar descansos según sea necesario. Este tipo de aprendizaje, a su propio ritmo, es especialmente importante para los estudiantes con necesidades especiales o diferentes estilos de aprendizaje. Permite a todos los estudiantes tomar el control de su aprendizaje e incluso puede ayudar a reducir la ansiedad. Si no están seguros acerca de un concepto, los estudiantes pueden venir a clase preparados con preguntas específicas y tener suficiente tiempo de clase para discutirlas. 

8. El aprendizaje invertido es personalizado, activo y atractivo

Cuando los estudiantes tienen un previo contacto con el material básico antes de la clase, los profesores pueden dedicar tiempo de clase a involucrar a los estudiantes a través del aprendizaje activo. La resolución de problemas en grupo, las presentaciones de los estudiantes y las discusiones de todo el grupo permiten que los estudiantes aprendan a través de la experiencia, prueben su comprensión, apliquen su conocimiento y absorban el contenido. 

Asimismo, los profesores también pueden crear actividades en clase personalizadas para sus alumnos. De esta forma, les permite monitorizar el aprendizaje de cada uno de ellos, medirlo y guiarlo en el tiempo.  

En definitiva, esta innovadora metodología para el aprendizaje abarca la inclusión, la democratización y la flexibilidad dentro del aula, convirtiendo el aprendizaje en un proceso más eficiente y adaptado a la realidad actual.  

¿Qué máster te interesa?

Déjanos tus datos y te contactaremos para informarte sobre el Máster que te interesa sin ningún compromiso