Por qué cambiar de profesión a los 30   

Por qué cambiar de profesión a los 30
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter

Cambiar de carrera, como tantos otros hitos clave de la vida, se ha vuelto flexible al cambio, y es que, en la era actual, no es raro que personas de todas las edades consideren y busquen un cambio de profesión o una especialización dentro de su área, sin embargo, aunque para algunos no parezca a priori una de las mejores decisiones, vamos a ver en este artículo por qué cambiar de profesión a los 30 puede significar un rotundo éxito.  

Con 30 años ya tenemos algo de experiencia profesional en una determinada industria a y una mayor conciencia de nosotros mismos, por lo que podría ser el momento ideal para reevaluar la elección de carrera, considerando que todavía tenemos 35 años por delante antes de jubilarnos. Este período podría ser un punto de inflexión crucial para aprovechar la experiencia adquirida y proyectarnos a nuevos retos.  

Cambiar de profesión a los 30, 35 o 40, no es una decisión que se tome de la noche a la mañana, hay factores que vienen condicionando esto, como, por ejemplo, un trabajo que no te motive, unas condiciones que no se adapten a tus expectativas, etc. Y es que, con 18 años, cuando elegimos una rama profesional, no contamos con el recorrido y experiencia que podemos tener a los 30 años, donde esta decisión seguramente sea más acertada.  

¿Por qué cambiar de profesión a los 30 puede significar un éxito rotundo?

Como ya hemos dicho, hasta los 65 años de jubilación, aún quedan 35 años más de trabajo por delante. Y dado que cada vez es más común seguir trabajando más tiempo debido a la necesidad financiera, es posible que sea algún que otro año más. Por lo que tiene muchísimo sentido encontrar una ocupación que vayas a disfrutar durante al menos otras tres décadas. 

Hacer un cambio de carrera a cualquier edad, sin duda, afectará tu vida, tus relaciones e incluso tu salud. Y es que, dejar algo que no está cumpliendo tus expectativas, que no te permite conciliar tu vida personal o familiar, o que no te retribuye económicamente lo esperado, dejará paso a nuevas oportunidades que implicarán un cambio muy positivo a tu vida.  

¿Por qué los 30 es el mejor momento para cambiar de carrera?

Has desarrollado nuevos intereses.

Es probable que las pasiones, pasatiempos y gustos que tenías cuando tenías veinte años estén muy lejos de tus metas e intereses actuales. A medida que envejeces y acumulas más experiencia, es común soportar estos cambios y cambiar tus planes de carrera según lo desees. A los 30 tienes la madurez suficiente para identificar lo que te gusta de lo que no, y lo que quieres de lo que no.  

Han surgido nuevas industrias u oportunidades.

Si bien no es algo exclusivo de los que tienen 30 años, muchos pueden optar por cambiar de carrera más adelante en la vida debido a nuevos campos profesionales o roles en la industria que surgen. Pero es cierto, que la rápida evolución de la tecnología genera con frecuencia una nueva demanda de conjuntos de habilidades, talentos y experiencias de nicho; aquellos que ahora tienen 30 años, por ejemplo, no podrían ni siquiera haber imaginado una carrera completa en Ciencia de Datos o Ciberseguridad hace 10 o 15 años. 

Has acumulado gran experiencia laboral.

Es probable que aquellos que ya tienen un importante recorrido profesional, hayan acumulado un valioso conjunto de habilidades tanto blandas como técnicas. Por lo que tanto si estás buscando simplemente cambiar de rol, como de sector profesional, este conocimiento profundo y experimentado de tu industria (junto con sus nuevas tendencias y demandas de habilidades) seguramente impulsará tu ventaja competitiva. 

 Asimismo, estas habilidades blandas que has adquirido a lo largo de tu experiencia profesional son perfectamente transferibles, como las habilidades de comunicación, liderazgo y gestión de proyectos, lo que puede aumentar sus posibilidades en el mercado laboral y que, además, y por lo general, son más valoradas que las habilidades técnicas en ciertos roles. 

Has ampliado tu red profesional.

Con una gran experiencia laboral, generalmente viene una red de contactos profesionales, y esto a los 30, es sustancialmente más robusto. Fomentar relaciones positivas e interactuar con tu red profesional puede ayudar a abrir nuevas oportunidades. 

Estás listo para perseguir tu pasión.

Para muchos que buscan cambiar de carrera a los 30 años, la razón puede ser tan simple como querer finalmente perseguir una pasión de largo tiempo. A esta edad, ya hemos acumulado la experiencia, los contactos y el conocimiento de la industria para hacer cambios profesionales «más arriesgados»; decidir dar el salto en la búsqueda de tus metas personales es una decisión común.  

Cambiar de profesión a los 30: ¿Por dónde debo empezar?

1. Abraza el cambio

Uno de los aspectos más constantes de la vida es el cambio. Y si bien el cambio puede dar miedo, en el caso de un cambio de carrera, puede terminar teniendo un gran impacto positivo en su vida. Entonces, ¿por qué no centrarse en estos aspectos positivos? 

Ya sea más dinero, más satisfacción laboral o más flexibilidad, un cambio de carrera puede ser beneficioso tanto para su carrera como para su vida en general, pero entendemos que no todos tienen las mismas barreras para afrontar los cambios, y más uno tan significativo como este. Lo primero que debes hacer, si te da mucho vértigo hacer un cambio tan grande, divídelo en pasos más pequeños para que la transición sea más manejable. Un paso podría ser inscribirte en un curso de desarrollo de habilidades. Otro podría ser actualizar tu currículum o asistir a un evento de networking. 

Es importante que en este paso no te dejes contaminar por la opinión de tu alrededor, ya que es una decisión que tomas tú, y nadie mejor que tú conoce tus necesidades y talentos. 

2. Realiza una autoevaluación

Una parte esencial del proceso de planificación de carrera es realizar una autoevaluación sobre sí mismo. Analiza tu tipo de personalidad, intereses, aptitudes y valores relacionados con el trabajo. Incluso si hiciste una autoevaluación cuando eras más joven, hazlo de nuevo. A los 30 años, tus respuestas serán muy diferentes. 

Luego, explora las ocupaciones en tu lista. Aunque tengas más o menos claro el camino o la carrera a elegir, investiga sobre ella, sobre las tareas, responsabilidades, perspectivas laborales, ingresos, etc.  

Evalúa cuidadosamente cada opción para que puedas decidir qué carreras son adecuadas y cuáles no.  

Ten en cuenta que, al elegir una carrera, la educación y la capacitación deben ser parte de la ecuación. No descartes una opción solo porque te llevará algunos años o más cumplir con los requisitos. Tu decisión al final estará condicionada a cuánto tiempo y esfuerzo estás dispuesto a hacer y, por supuesto, si puedes permitírtelo financieramente.  

3. Reevalúa las redes personales y profesionales

Tu red profesional puede incluir personas que están dentro del campo profesional que te interesa. Si este es el caso, intenta programar una reunión con varios de ellos para reunir la información necesaria sobre el sector, las responsabilidades, las condiciones, las salidas profesionales, la proyección profesional, etc. Con toda esta información detallada de alguien que directamente trabaja en el sector, tendrás más claro si encaja con tus expectativas y tu perfil.  

Si no es así, siempre puedes probar a preguntar a tu círculo de amistades, foros o incluso grupos en RRSS como Facebook o LinkedIn. De esta forma, puedes ampliar tu networking y quién sabe si ampliar tus oportunidades de cara al futuro.  

4. Elige la formación o la especialización necesaria

Un cambio de carrera profesional a menudo requiere invertir en un título universitario o posgrado. Ya que te capacita con las herramientas y conocimientos necesarios para desempeñar las funciones propias del área o rama profesional a la que te gustaría acceder.  

De hecho, con la transformación digital, hay muchas profesiones que son relativamente recientes y que toca aprenderlas “sobre la marcha”. En UCO somos perfectamente conscientes de estas demandas por parte del mercado laboral, que sostiene una economía global cada vez más competitiva, por ello ofrecemos programas innovadores como nuestro MBA, nuestro Máster en Ciencia de Datos o el Máster en Dirección en Ciberseguridad. Se tratan de las especializaciones más demandadas actualmente y que las empresas tienen dificultades de cubrir dichas vacantes precisamente por falta de alta cualificación. Por lo que si estás pensando en cambiar de profesión a los 30, elegir una profesión de futuro, siempre será una buena opción.  

 Por supuesto, esto tiene un costo que debes considerar, no solo económico, sino de tiempo y disponibilidad. Por eso, en la Universidad de Córdoba ofrecemos los programas en modalidad 100% online, para que los estudiantes puedan compaginar su máster universitario con el trabajo o los compromisos personales o familiares. Asimismo, los alumnos pueden elegir entre la modalidad part time o full time, para que puedan estudiar al ritmo y circunstancia de cada uno. Así, tardes 1 o 2 años en obtener tu título universitario, tendrás más de 30 años por delante para desempeñar una profesión que te apasiona y que te reportará mejores condiciones laborales y salariales.  

En definitiva, ¿por qué cambiar de profesión a los 30 puede ser la mejor decisión que puedas tomar? Porque el dinámico mundo profesional exige constante formación y actualización, por lo que, para ser competitivos debemos estar constantemente informados y capacitados sobre cada herramienta o metodología que surja. Por lo que la mejor opción será elegir siempre aquello que disfrutes, porque como dijo el dicho: “Elige un trabajo que ames y nunca tendrás que volver a trabajar».

¿Qué máster te interesa?

Déjanos tus datos y te contactaremos para informarte sobre el Máster que te interesa sin ningún compromiso